Icono de RTVE, víctima del amianto

El auge de la construcción de pisos durante el desarrollismo español hasta al menos los años 90, o bien contienen materiales fabricados con amianto blanco (crisotilo) o están insonorizados con amianto azul (crocidolita), lo que supone un riesgo por la exposición a estos durante mantenimiento, reforma o demolición de dichos edificios.

Un ejemplo de ello son los antiguos edificios de RTVE en Prado del Rey. Uno de sus estudios, 1.200 metros cuadrados, se cubrió con fibra de amianto azul, con el fin de solucionar ciertos problemas acústicos. Con el tiempo, este material se fue deteriorando y, en 2011 el Consejero de RTVE decidió invertir 70 millones de euros para desamiantar varios de los estudios. En 2019 se descubrieron nuevas y graves deficiencias que podían afectar a la salud de los empleados. Para ese entonces, José María Íñigo ya había fallecido.

En marzo de 2021, el Juzgado Social Número 2 de Madrid ratificaba que la muerte del periodista era causa directa de la exposición continuada por el amianto

Si quieres conocer más sobre este caso, visita la noticia completa aquí.