Los Asperones, un paso más cerca de la dignidad

Hace ya 34 años, políticos y técnicos comunicaron a 150 familias que debían trasladarse de sus chabolas en diversas barriadas de Málaga a una zona nueva: denominada Los Asperones. A estas familias, mayormente de etnia gitana, les comunicaron que sería de forma temporal, es decir, durante cuatro o cinco años. Sin embargo, tras 34 años estas familias siguen allí, habiéndose incrementado en su número, siendo hoy día más de un millar de personas. Estas viven en situación de extrema pobreza y con unos condicionantes que atentan contra su salud y su integridad física.

La falta de alumbrado en las calles, de contenedores, de parques infantiles o de transporte público que conecte con el resto de barriadas de Málaga, son algunas de las carencias que viven los habitantes de Los Asperones días tras día. Pero uno de los principales problemas a los que se enfrentan es la descontrolada cantidad de amianto a la que están expuestos estos ciudadanos.

Vertedero ilegal de amianto

En Los Asperones encontramos, por un lado, numeroso deshechos de amianto abandonado, es decir, una especie de vertedero ilegal. Por otro lado, están las cubiertas de los llamados “cuartillos”, que son anexos a las viviendas originales. Estos fueron construidos debido al incremento de la población, que, en su mayoría, tienen incorporadas cubiertas de amianto.

En 2018 falleció una vecina a causa de un cáncer de pleura (estrechamente relacionado con la inhalación de las fibras de amianto). Esto puso de manifiesto la problemática sanitaria a la que se enfrentan los vecinos de Los Asperones. El amianto, prohibido en España en 2002, sigue instalado en las cubiertas de las viviendas de esta barriada. Seguramente, la mayor parte de él habrá finalizado su vida útil en el presente (cifrada entre los 20 y los 40 años desde su fabricación). Lo cual fomenta la liberación de las fibras que lo componen y su dispersión en el ambiente.

Un peligro para sus vecinos

Asimismo, la demolición de una antigua fábrica de ladrillo próxima a esta barriada generó una montaña de escombros, donde encontramos ingentes cantidades de amianto. Junto a esto, está la creación de un vertedero ilegal de amianto. También, por lo que próximo a Los Asperones hay un cúmulo de escombros y amianto que hace que sus habitantes tengan una exposición descontrolada a las fibras de este material.

Debido a esto, en 2018 los vecinos de esta barriada presentaron a la Junta de Andalucía y al Ayuntamiento de Málaga más de 300 firmas para pedir soluciones a los constantes problemas a los que están expuestos, entre los que se encuentra la presencia de amianto en la barriada. Sin embargo, no ha sido hasta ahora cuando se ha comenzado un plan de desamiantado de Los Asperones, el cual conseguirá eliminar la exposición diaria de los vecinos a estas fibras y acercarlos, un poco más, a la dignidad humana.