¿Por qué es importante que los fontaneros sean conscientes de la importancia de manipular amianto antes de comenzar su trabajo?

 

El amianto está clasificado por la OMS (Organización Mundial de la Salud) como cancerígeno de tipo 1, el más peligroso para el ser humano. La inhalación de las fibras de asbesto está asociada a la aparición de enfermedades tales como: asbestosis (fibrosis pulmonar), cáncer de pulmón o laringe y mesotelioma. Éstas pueden aparecer incluso con una exposición corta. El fibrocemento es un problema cuando muestra degradación y puede producir polvo esparciendo sus fibras.

Los fontaneros están expuestos al amianto en una amplia gama de situaciones:

  • Reparación o sustitución de desagües, canalones, bajantes, cañerías, tuberías.
  • Sellador de conexiones entre secciones de tuberías.
  • Revestimientos de tuberías en edificios residenciales construidos, principalmente, en la segunda mitad del siglo XX.
  • Envolturas utilizados como aislante del Sistema de agua caliente.
  • Tuberías de humos de los calentadores de agua de gas.

Aún existiendo legislaciones españolas que regulan como se debe tratar el material y que la empresa que lo manipula debe estar inscrita en el RERA, siguen existiendo fontaneros y otros que deciden desmontar y retirar el bajante de fibrocemento arriesgándose al peligro de la exposición a las fibras del asbesto.

 

Toma de muestras para análisis de amianto del objeto a tratar:

Cuando existen sospechas de la presencia de amianto en la tubería es importante comprobar el contenido del material con el que está fabricado. Éste deberá ser tratado como asbesto hasta que se pruebe lo contrario. Para ello, se puede realizar una toma de muestras y enviarlas a analizar. Asimismo, hay que tener en cuenta que si dudamos de la presencia de uralita en una zona de poco uso, como es el caso del cubículo donde se encuentra la cañería o el bajante es imprescindible realizar la toma de muestras con el equipo de protección necesario: mono de un solo uso con capucha, gafas protectoras de polvo, mascarillas con filtro ffp3 y guantes (dicho equipo de protección deberá ser usado durante todo el proceso). La muestra del material se extraerá con herramientas de corte o golpeando para que se desprendan el menor número de fibras al ambiente. Siempre evitaremos el uso de herramientas de fricción o abrasión.

Si tras conocer los resultados del laboratorio resulta que el bajante contiene amianto, es obligatorio que su manipulación, desmontaje, retirada y transporte se realice por una empresa inscrita en el Registro de Empresas con Riesgo de Amianto. Las sanciones por incumplir este procedimiento son elevadas y recaen sobre la empresa que realiza la retirada de uralita sin autorización.

 

En definitiva, si está pensando en realizar trabajos de fontanería sobre fibrocemento considere:

  • ¿Está usted autorizado para manipular fibrocemento con contenido en amianto?
  • No utilice herramientas eléctricas.
  • No use discos de corte o lijado.
  • No use una máquina de aire comprimido contra el material.
  • No emplee agua a presión contra el fibrocemento.
  • No camine sobre las cubiertas de uralita ya que podría partirlas y caer.
  • No tire los tubos. Deben ser depositados en el vertedero o centro de acopio correspondiente.
  • No cubra el material para esconderlo, con esta acción solo conseguirá que otra persona pueda deteriorarlo accidentalmente.
  • No deje el material roto o dañado permitiendo que las fibras escapen al aire contaminando.

Si necesita más información puede contactar con un experto.